Imprimir

La primera Reseña

Miriam

Reseña realizada por Miriam (@ExtremeDamage)

No se si lo he comentado antes, pero Twitter (para mí) es una herramienta sumamente útil. A través de esta red he conocido cualquier cantidad de bandas, y para mi trabajo con Rock Digital ha sido genial esto; pero también he tenido la oportunidad de conocer escritores y libros maravillosos, y en parte por eso empecé a comentarlos acá.

Recientemente, un autor al que sigo hizo retweet a un señor llamado Álvaro Díaz que promocionaba su libro "El legado del Sofer". Inmediatamente fui a curiosear, leí la sinopsis y se dispararon mis alarmas (supongo que mencionar sociedades secretas y cuestionar la exactitud de la traducción del Pentateuco era suficiente para eso), entonces probé con un Sample del contenido y lo supe. Tenía que leerlo completo.

Todo empieza en el funeral de "El Viejo" (un personaje por quien no puedes sentir más que admiración al final); la carga sentimental que supone despedir un ser querido fue manejada hábilmente por el autor; la narración es siempre en primera persona, lo cual te ubica en calidad de diario/confidente del protagonista. El contexto general de esta parte me conmovió porque de alguna manera me sentí identificada, pero no fue escrito para resultar pesado o deprimente; es una situación poco común para ser un punto de partida, sin embargo justificado por el hecho de que la historia se trata de descubrir una herencia, un legado.

Los diálogos de los personajes durante los primeros capítulos me recordaron a un grupo de amigos de Argentina... supongo que por la similitud. Aunque luego que el personaje se traslada, la forma de los diálogos cambia (cosa que explica más adelante con aquello de que "aquí los diferentes somos nosotros", pero ni al caso los spoilers, tienen que leer).

La herencia que recibe "El Barba" (a falta de nombres, no recuerdo haberlo leído en todo el libro) es muy importante; no porque se trate de mucho dinero (que también hay algo de eso) sino por la responsabilidad que le fue encomendada. A través de una carta de su abuelo descubre que el Pentateuco como lo conocemos tiene una sucesión de errores de traducción que desvirtuaron su contenido, y en él se termina elevando como deidad a una persona; y que además tendría como tarea unirse, en calidad de traductor, a una sociedad secreta que se ha encargado desde hace mucho tiempo de resguardar la "versión original" (la historia contada por su protagonista).

En el cumplimiento de su tarea, el "Joven Maestre" (aquí volvemos con que no recuerdo el nombre del personaje) se hace consciente de las dimensiones del equívoco en la traducción (o en la redacción) de los primeros libros de la Biblia. El análisis al que somete el texto es eminentemente científico, pero no queda exento de sopesar lo diferente que sería la sociedad si conociera la verdad.

Timendi causa est nescire
Según recuerdo fue Séneca quien dijo "La ignorancia es causa de temor", y en este libro se propone que el Dios (padre) de la fe cristiana no era sino un hombre, sensible de cometer errores; y que este hombre tenía un sueño. Partiendo de eso, podríamos suponer que esa enseñanza de "temer a Dios" no es mas que una manera de someternos (como sociedad) a seguir siendo ignorantes de su condición "humana". Puede ser. No estoy asegurándolo, pero es una duda razonable ¿o no?

De cualquier modo, en la historia se intenta preparar el camino para que la sociedad moderna conozca "la verdad". Ex Umbra in Solem.

Vita vía est
A través de esta historia tuve la oportunidad de cuestionar, desde la perspectiva del protagonista, mi sistema de creencias particular. Hay una cantidad impresionante de frases que tomo del libro para mi vida, para entender a la gente. Algunas para destacar:
- "Han de correr malos tiempos para que la inteligencia sea una carga".
- "La conciencia es una carretera ancha, pero de un solo sentido".
- "El hombre es un experimento sin terminar de la naturaleza".
- "Esperanza guardo en que mi sueño no muera conmigo" (yo también). y para no hacerlo largo:
- "El problema de soñar utopías no está en el soñador, está en que para hacerlos realidad se requiere de los demás".

Virtute siderum tenus
El autor de este libro (Álvaro Díaz) me ganó para la siguiente cosa que publique, y espero que no pase mucho tiempo para que eso pase.

Mis felicitaciones por este texto (que al final se parece mucho a un diario, y eso me dejó una impresión fenomenal).

  • Entrevista en soloindi.net
  • Reseña en soloindi.net
  • Entrevista en "De lectura obligada"
  • La primera reseña
  • Opinión de Eric J. Lagarrigue
  • Las Hadas Verdes
  • Diario de Yucatán

en Twitter